Cómo hacer accesibles museos y bibliotecas

Eliminar las barreras arquitectónicas en la medida de lo posible, pensar en el acceso a botones desde una silla de ruedas, colocar pictogramas para favorecer la orientación o evitar iluminación estridente son algunos de los pasos para hacer accesibles también los espacios culturales. Y también hacer uso de la tecnología allí donde no pueda hacerse otra intervención. Son algunos de los principios recogidos en una guía presentada en el CRMF.