El rastreo se complica en la quinta ola

El aumento de la vida social en verano y el hecho de que la mayoría de los nuevos positivos son jóvenes complican mucho la tarea para los rastreadores Desde el centro Covid de Atención Primaria de Segovia, el encargado de llevar a cabo el control de los nuevos positivos y los contactos en nuestra provincia, cada día se realizan 600 llamadas para ello. De ellas, el 75 por ciento van dirigidas a jóvenes. Estos jóvenes llegan a notificar hasta 30 contactos estrechos, seis veces más que lo que era habitual y en algunos casos controlar la trazabilidad del virus es una tardea mucho más complicada porque los nuevos positivos rehuyen a dar información o la dan sesgada.