El duro inicio del Balonmano Soria

El Balonmano Soria ha tenido 15 días para digerir la derrota ante Oviedo en la primera jornada de liga, "esos minutos iniciales perdimos nuestra seña de identidad", recuerda Jordi Lluelles. El técnico ahora hace borrón y cuenta nueva, "la suerte del deportista hace que te puedas redimir en el siguiente partido", ese será el del Grupo IMQ, "son un grupo con un juego muy claro, castigan mucho nuestros errores y en eso debemos mejorar". Hacerse fuertes en casa es ahora determinante, "debemos frenar su contraataque y recuperar nuestra intensidad defensiva". Para Lluelles las claves del partido pasan por "estar centrados en defensa y en ataque tener un poco más de paciencia de la que tuvimos ante Unión Financiera Oviedo". El equipo necesita ahora "más rodaje, conocernos mejor y saber cuál es nuestro sistema", y eso pasa por no precipitarse durante el partido. El San Andrés busca ser ya un fortín para que mañana a las 19:00 horas el BM Soria inaugure su casillero de victorias en la Primera Estatal B.