La venta de videojuegos aumenta y se convierte en el nuevo modo de relacionarse entre los jóvenes