La Guardia Civil desarticula un grupo criminal dedicado a traficar con drogas en las provincias de Ávila, Valladolid, Palencia y Vizcaya

Distribuían cocaína, cannabis y estimulantes. 15 personas han sido detenidas y el cabecilla, con residencia en Ataquines, Valladolid, ya está en prisión. Es la ‘operación Chispi’ desarrollada por el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Arévalo con la colaboración de 60 agentes de otras provincias. Algunos de los arrestados poseen antecedentes por hechos similares.