Separados al crecer

Son la cara y la cruz de una misma moneda. El contraste claro entre quien puede irse de casa y quien no lo logra por la falta de oportunidades, lo hemos encontrado en dos jóvenes mellizos de 24 años. Son Víctor y Carlos y viven en Palencia capital