La ganadería intensiva se defiende

El sector de la ganadería intensiva vuelve a rebelarse contra las palabras de ministro Garzón y defiende su actividad como esencial y sostenible para abastecer la demanda. Insisten además en que cumplen con lo exigido por un sistema garantista que les impone Europa. Aseguran que la ganadería intensiva y la extensiva ofrecen modelos absolutamente complementarios.