La complejidad del inicio de curso en la Formación Profesional

Automoción, carpintería o electrónica son solo algunos de los módulos que se imparten en el Centro de Formación Profesional Pico Frentes. Ahora trabajan a contrarreloj para adaptar una enseñanza que está obligada a cambiar por la necesidad de llevar a cabo metodologías totalmente personalizadas. Este tipo de formación requiere de material y en ocasiones de herramientas que hasta ahora venían compartiendo, ahora eso ha de cambiar. Pero de la complejidad hay quienes piensan que también pueden salir cosas buenas, por ejemplo conseguir de este modo una educación más individualizada y que la Junta de Castilla y León sea consciente de la necesidad de bajar los ratios de cada clase y más en asignaturas con prácticas. Un gran reto para profesores y alumnos ya que la formación profesional y su metodología de trabajo son especialmente difíciles de ensamblar con las medidas anti Covid