Las pintadas inundan el casco antiguo

Así está el casco antiguo, lleno de pintadas. Papeleras y paredes están siendo objeto de distintas firmas y mensajes, que ensucian lugares tan icónicos como el mirador del Troncoso, la muralla o incluso la plaza de la Catedral. Los vecinos consideran estas actitudes como un ataque a nuestro patrimonio, que dista y mucho de ser arte. .