El coronavirus marca el aforo permitido en las iglesias