El Museo del Prado, en el Paseo del Príncipe del Campo Grande

Hasta el 5 de julio el paseo del príncipe se hará más largo, más lento, porque en cada paso nos sorprenderá de cerca una pincelada, un color, Un efecto sorprendente solo conseguido por la maestría de los más grandes pintores de todas las épocas. 50 reproducciones fotográficas que que recrean las pinturas en sus dimensiones reales, situándonos frente a ellas como si lo hiciéramos delante de la misma obra de arte. Y así nos encontramos de camino a casa con el Caballero de la mano den el Pecho, las Meninas o los fusilamientos del 2 de mayo.