Malas perspectivas

El cierre perimetral de las comunidades autónomos y la ausencia finalmente de procesiones han aguado las previsiones hoteleras para la Semana Santa.