Una discusión banal, origen de crimen de Garrido

Una discusión absolutamente banal en una terraza de un bar de Garrido desencadenó el crimen del sábado. El asesino, desde ayer en prisión en Topas, quería invitar a unas copas a la víctima y una amiga. Después, siguió al grupo y cuando José María, el fallecido, y Belén, que sigue en estado muy grave, se quedaron solos, los disparó repetidas veces e incluso los remató en el suelo.