Será una Semana Santa diferente

La pandemia ha obligado a suspender las procesiones y actos multitudinarios de la Semana Santa. Por segundo año consecutivo, Zamora encajará el golpe de quedarse sin una de sus señas de identidad, motor económico y eje central de una importante actividad en la ciudad y la provincia. De nuevo, la resignación marca el estado de ánimo.