Tenemos que adaptarnos

La nueva normalidad está suponiendo diversos cambios en nuestra rutina, a los que poco a poco nos vamos acostumbrando. Con la llegada de esta etapa casi todos los comercios han abierto ya sus puertas. Eso sí, reduciendo el aforo al 75 por ciento.