La Junta publica la Guía Básica de apertura de piscinas públicas

Las entidades que decidan abrir las piscinas municipales al público deberán ceñirse a una estricta normativa que garantice la seguridad sanitaria a empleados y usuarios. El documento fija por ejemplo que no se puede superar el 75 % del aforo máximo permitido, si en los vasos ni en el recinto. En los vestuarios el aforo máximo será el que permita mantener la distancia de seguridad en metro y medio.