Obligados a iniciar una nueva vida

En la provincia de León, la construcción de embalses obligó a unas 6000 personas a abandonar sus hogares. En carro, tren o coche, según la época… se llevaron los enseres que pudieron y despidieron la que había sido su vida, para comenzar otra nueva. Las aguas de Villameca, Barrios de Luna, Porma y Riaño hundieron más de 30 pueblos.