Una profesión en peligro de extinción

Es un oficio que comenzó a regularizarse hace más de un siglo, pero sin embargo ha ido desapareciendo en las últimas décadas. La profesion de portero o conserje en edificios de vecinos es considerado un elemento de seguridad y de multitud de funciones como la limpieza o pequeñas reparaciones. Los últimos que quedan en León siguen viviendo en las conocidas porterias de algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad asociados históricamente a familias leonesas de buena posición. Además se han convertido en importantes aliados para controlar el contagio de coronavirus en las comunidades de vecinos.