La hostelería de Castilla y León pide ayudas en su agónica situación