UGT, CCOO y CVE temen las consecuencias de la ruptura del diálogo social