Los concesionarios sufren la falta de coches

La falta de piezas y componentes en el mundo de la automoción ha hecho que tengan que parar su fabricación algunas marcas y eso condiciona el suministro a los concesionarios. Llegan pocos vehículos para ver in situ y se alargan los plazos de entrega que ya rondan los 6 meses en función del modelo y el equipamiento elegido. La escasez de suministro también está provocando una reducción de las ventas.