Se eliminan los aforos en los establecimientos

Riesgo controlado y ello implica que los establecimientos dejan de tener el aforo limitado. Eso sí en el interior sigue siendo obligatoria la mascarilla y se mantiene la prohibición de fumar en terrazas. Satisfacción entre los que regentan negocios aunque reconocen que hay cierto miedo entre los clientes. Muchos ya se habían acostumbrado a esperar en la calle.