El viento y las bajas temperaturas han dificultado las tareas de extinción del fuego de Guisando que se daba por controlado la pasada madrugada

Se iniciaba a las dos menos cuarto de la tarde del lunes en la zona conocida como la Gallina en Guisando, en plena sierra de Gredos, por causas que aún se desconocen y movilizaba dos medios aéreos que no pudieron llegar a intervenir precisamente por ese fuerte viento. La labor de los medios terrestres ha sido por tanto determinante aunque teniendo en cuenta que han estado trabajando y aún lo hacen a una altitud de unos 1500 metros. A la espera de confirmación oficial se calcula que se han calcinado unas 100 hectáreas, la mitad de ellas de superficie arbolada.