A los hosteleros no les salen las cuentas

Mantener cerrado un restaurante de 150 metros cuadrados cuesta de media en Castilla y León unos 5.500 euros. La cifra comprende costes fijos y varía lógicamente en función del tamaño del establecimiento. Los hosteleros denuncian que se les está dejando a su suerte.