Sociedad

La dificultad burocrática para conseguir algún tipo de ayuda pública, como la de la conciliación

Castilla y León Televisión

Políticas públicas hay muchas, buscan soluciones a problemas sociales, pero algunas no llegan a cubrir necesidades. Nos fijamos en las ayudas al alquiler, el salvavidas para pagar la vivienda. Nadie que cumpliera los requisitos se quedó fuera: condiciones flexibles como cobrar 1500 euros, ser español, tener los recibos al día o que el alquiler no supere los 500 euros.

Nada que ver con otras ayudas con requisitos muy exigentes que dejan por el camino a cientos de solicitantes. Es el caso de las  reducciones de jornada por cuidado de los hijos, se crearon hace 4 años, se solicitaron 829 , pero se concedieron 133, el 84% de los candidatos se quedó fuera de la convocatoria.

El problema está en la letra pequeña. No pueden acceder a esta ayuda quienes tengan esa reducción de años anteriores, y es obligatorio reducirse como mínimo el 40%, 3 horas y 12 minutos.

Una política publica que ni tan siquiera sabemos a cuántas personas va dirigida.