SOCIEDAD

El suicidio deja de ser pecado mortal para la iglesia

Pero siguen siendo demasiados. La primera causa de muerte violenta en nuestro país es quitarse la vida

Castilla y León Televisión

El suicidio deja de ser un tabú, también dentro de la iglesia donde se considerada un pecado mortal. El rechazo se ha convertido en un recurso más para la prevención. 
 
El castigo divino y la penalización religiosa agravó el dolor de los supervivientes, que arrastraban además culpabilidad y vergüenza. Antes se les excluía de los ritos normales y se les enterraba en un sitio aparte como castigo. Lejos han quedado aquellos tiempos en los que suicidarse significaba ser enterrado en la tapia del cementerio o, en el mejor de los casos, en la zona civil
 
Condenados o absueltos, los suicidas siguen siendo demasiados. La primera causa de muerte violenta en nuestro país es quitarse la vida.