Economía

Plazos de entrega más largos y precios más altos: la jugada de las navieras que ha creado el caos logístico a nivel mundial

Durante los meses más duros de la pandemia, las navieras decidieron suprimir barcos de carga desde Asia y no han vuelto a ponerlos en circulación

Lidia Corral

Puede que les haya pasado; piezas o componentes que no llegan, por ejemplo para arreglar la bici. O pedidos en las tiendas que se están retrasando demasiados. Todos tienen el mismo origen: Asia y la misma explicación. Las navieras cargan menos barcos.

El transporte de mercancías por mar se ha disparado en los últimos meses al ritmo que ha aumentado la demanda durante la pandemia. Los puertos de Europa, Asia y Estados Unidos arrastran el caos logístico que ya afecta a todas las operaciones comerciales. Las navieras se están aprovechando de la situación para incrementar los precios de sus fletes.

Las piezas que no llegan acumulan el trabajo en la tienda de Jorge Ortega, Bicicletas Ortega, en Arroyo de la Encomienda, Valladolid. La misma operativa se repite en todas las tiendas. Los retrasos en las entregas han llegado a afectar a grandes compañías como Renault o Michelin.

Durante los meses más duros de la pandemia, las navieras decidieron suprimir barcos de carga desde Asia. Pero la actividad se ha reanudad y no han vuelto a ponerlos en circulación. Una jugada maestra para tener mayor rentabilidad pero que ha duplicado los plazos de entrega.

En Aercomex Logistics prestan servicios de agente de aduanas, para la liquidación de impuestos y tramitación de autorizaciones, y de transitarios, referido a la gestión intermodal del transporte de mercancías, a través de sus agentes en China y sus servicios en España, con sede en Burgos. Nacho San Millán, consejero delegado del grupo, asegura que las navieras están batiendo récords de ingresos, y esa tónica se va a mantener, suponiendo retrasos y precios más caros para el consumidor final.

Entre las cinco primeras alianzas navieras controlan el 70 por ciento del mercado mundial. Por eso piden una figura que regule estos movimientos estratégicos en función de las necesidades reales.