Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

La madre de Leticia Rosino pregunta a los legisladores: "¿Creen que los asesinos se merecen una segunda oportunidad?"

Inmaculada Andrés reclama el endurecimiento de las penas y la actualización de la Ley del Menor

Castilla y León Televisión

Inmaculada Andrés, madre de Leticia Rosino, que fue asesinada en Castrogonzalo (Zamora) el 3 de mayo de 2018 por un joven de 16 años, reclamó hoy el endurecimiento de las penas para este tipo de delitos y la revisión de la  Ley del Menor. “Señores políticos y legisladores. ¿Ustedes creen que estos asesinos se merecen una segunda oportunidad? ¿Y las víctimas? Ellas no tienen esa segunda oportunidad. Hay que seguir trabajando duro para frenar esta lacra social de la violencia de género”, afirmó.

“Un asesino nunca, nunca debe salir a la calle en libertad. Muchas mujeres están pidiendo en este momento un SOS y debemos ayudarlas. Los días pasan, los meses pasan, más violaciones y más asesinatos y ¿qué estamos haciendo? Nada”, reprochó.

Inmaculada Andrés hizo estas declaraciones en la plaza de Viriato, en la capital zamorana, durante un acto organizado con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Después de leer el manifiesto de la Federación Española de Municipios y provincias, expuso su parecer a título personal sobre la situación en España en relación con este tipo de violencia.

“Cada vez que me pongo a escribir sobre la violencia de género, un escalofrío recorre mi cuerpo. Esa rabia contenida, esa impotencia de no poder hacer nada, de sentirte con las manos atadas, me cabrea cada día más”, aseguró. “Estamos tan acostumbrados a oír cada día un nuevo caso de violación o asesinato que apenas nos causa sensación. Y ¿qué hacemos? Nada. Pero nada, con letras mayúsculas. Lo comentamos y lo juzgamos a nivel personal. Juicio, que no coincide con la sentencia de la Justicia y ya está. Ahí queda todo”, criticó.

"Precio ridículo"

En este contexto, Inmaculada Andrés recalcó que “queremos creer en la Justicia y confiar en ella” sin embargo las leyes existentes “se vuelcan a favor del delincuente, del violador y del asesino” y apostilló: “El precio que pagan por sus delitos es ridículo, sabiendo que la vida de una persona es lo más valioso y no tiene precio. Pedimos el endurecimiento de estas condenas. Que estas alimañas no disfruten de tantos privilegios y que se les aplique la prisión permanente revisable”.

Igualmente, recordó que los asesinos que reciben la libertad, “vuelven a reincidir en muy poco tiempo” y cuestionó: “Ahora, ¿quién es el responsable? La mayoría de violaciones actuales están cometidas por personas cada vez más jóvenes, chicos que apenas son juzgados por su corta edad y el castigo que se les impone es ridículo, insignificante y, en la mayoría de los casos, no sirve para nada”. 

Por ello, insistió en que “debe actualizarse” la Ley del Menor, de manera que ese tipo de delincuentes, “por jóvenes que sean, sean castigados y paguen por las consecuencias de sus atrocidades”. 

Por último, recordó que, en lo que va de año, 37 mujeres han sido asesinadas. “¿Cuántas Begoñas, Marías, Lauras o Leticias tienen que morir para que esto se pare? Desde hoy, entre todos podemos empezar a erradicar la violencia de género”, subrayó. “Hombres, respetad a las mujeres. Mujeres, respetad a los hombres. No queremos más dolor. No más muertes sin sentido. Entre este tira y afloja de la violencia de género, hay una diana muy frágil: los hijos. Niños indefensos, fáciles de destruir y que suelen pagar con sus vidas la ira de sus padres. Desgraciadamente, esto pasa muy a menudo y es algo que no se puede consentir”, concluyó.