CAMPO

Los ganaderos exigen en León la subida "inmediata" del precio de la leche por encima de los costes de producción

Los 850 ganaderos de Castilla y León pierden 60.000 euros al año al vender el litro a 0,34 céntimos mientras que su coste es de 0,40

Ical

Aproximadamente un centenar de ganaderos de vacuno de leche de la zona norte de España se concentró este lunes frente a las instalaciones de la empresa de lácteos Lactiber de León para exigir que, de manera inmediata, se suba el precio de la leche por encima de los costes de producción.

En la cita, convocada de manera conjunta por las organizaciones agrarias UPA-Coag y Asaja, el presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Castilla y León, Donaciano Dujo, lamentó que los ganaderos de leche de vacuno "se están arruinando trabajando", ya que mientras que la producción de un litro de leche es de 0,40 céntimos el litro, la industria lo paga a 0,34 en "un país donde la producción es deficitaria respecto del consumo".

Para Dujo "no hay cosa más vergonzosa y humillante que quien trabaja todos los días para alimentar a la sociedad se esté arruinando mientras ve que las mismas industrias que le están arruinando están comprando leche de países como Francia más cara que aquí".

El presidente de Asaja de Castilla y León cifró en 850 los ganaderos existentes en la Comunidad, con una producción media al año de un millón de litros, de manera que “si pierden seis céntimos por litro pierden 60.000 euros al año y 5.000 euros al mes”.

Ante esta situación, Donaciano Dujo reivindicó "dignidad, prestigio y precios justos para el sector ganadero a la industria, así como un Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que defienda la aplicación con urgencia de la ley de la cadena alimentaria", que exige que no se venda un producto por debajo de los costes de producción.

"Tenemos un ministro plano que se apellida Planas y que no hace nada en defender al sector productivo de España, mientras que convoca a las organizaciones agrarias, industria y distribución para contar lo que ya se sabe", señaló, al tiempo que exigió que "de manera inmediata se suba el precio de la leche por encima de los costes de producción", lo que "no significa que tenga que encarecerse el producto al consumidor".

No obstante, en el caso de tener que subir el coste de la leche al consumidor, Dujo detalló que el incremento de seis céntimos supondría una subida de 22 euros al año para el consumo anual de una vivienda, por lo que "un consumidor podría pagarlo a mayores para salvar un sector ganadero".

Ante esta situación, el representante de Asaja avanzó que las organizaciones agrarias "llegarán hasta donde haga falta", de forma que "estarán en las calles y tomando las medidas con mayor contundencia cada vez" en el caso de que la situación "no se solucione de manera urgente".

Por su parte, el secretario de la Unión de Pequeños Agricultores de Castilla y León, Aurelio González, puso de relieve la necesidad "urgente" de salvar al sector lácteo, al tiempo que insistió en la importancia de "exigir que se cumpla la ley de la cadena alimentaria", a la que se refirió como "un logro histórico", porque "por primera vez el sector agrícola y ganadero tiene una herramienta para exigir poder vender por encima de lo que le cuesta producir".

Aurelio González advirtió a la Mesa creada entre ganaderos con la distribución, la industria, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y las cooperativas que "tienen un plazo de un mes" para negociar nuevos contratos, poner un precio "digno" al litro de leche y "salvar al sector lácteo". En el caso contrario, aseguró que en mes de enero la Mesa dejará de funcionar porque "nadie se puede permitir perder seis céntimos por litro cada vez que se produce", lo que "provocaría que empezaran a cerrarse explotaciones", algo que "Castilla y León no se puede permitir" en un sector "dinámico que fija población en el medio rural y que mantiene los pueblos abiertos".

Finalmente, el coordinador de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Castilla y León, Lorenzo Rivera, quien se mostró a la espera de que "con la nueva ley de industria alimentaria se eviten las trampas que hacían hasta ahora las distribuidoras con los costes de producción", expuso que durante los últimos meses "Castilla y León ha perdido a muchos ganaderos, concretamente un 7%", de forma que "si continúa la tendencia, en diez años desaparecerían todos".

Asimismo, Rivera denunció el "agravio comparativo" que sufren estos ganaderos respecto a los de la Unión Europea al cobrar "un doce o un 14 por ciento menos", algo que el ministro "no denuncia ante la UE" y que "está acabando con un tejido estructural del sector agrario y de las poblaciones rurales" al crear "una economía circular y empleo", lo que "fija población" y permite "luchar contra la despoblación".